El fabricante valenciano de aluminio incrementa su rentabilidad tras cerrar su reestructuración y logra un ebitda de 13,2 millones, un 66% más.

NK5, el nuevo dueño del fabricante de aluminio Grupo Baux, empieza a recoger los frutos del largo proceso de reestructuración y saneamiento de deuda, que cerró el año pasado. El grupo que hasta el año pasado pertenecía a la familia Serratosa Caturla ha conseguido incrementar notablemente en 2017 el beneficio bruto de explotación -ebitda-, hasta 13,2 millones de euros, un 66% más que el ejercicio anterior.

http://www.expansion.com/valencia/2018/04/16/5ad3492622601dbc068b4593.html